¿Cómo viajan los equipos de fútbol americano universitario?

Un grupo de jugadores de fútbol americano universitario evalúa la competencia al llegar a la sede del partido de fútbol universitario.

Los programas deportivos universitarios aportan enormes sumas de dinero a las escuelas cada año. De hecho, en 2019, la Asociación Nacional de Atletismo Universitario informó que los departamentos deportivos de la NCAA en todo el país generaron casi $ 19 mil millones en ingresos. Las instituciones privadas no están obligadas a divulgar sus ingresos anuales, por lo que es probable que este número mucho más alto.

Como era de esperar, el fútbol universitario aporta la gran mayoría de los ingresos de una escuela, más que prácticamente cualquier otro deporte combinado. Cuando competir en juegos en todo el país es una parte importante y fundamental de la experiencia de un atleta universitario, surgen dos preguntas interesantes: ¿Cómo viaja un equipo de fútbol americano universitario y cómo influye ese factor en la experiencia más amplia del atleta universitario?

Los métodos de viaje incluyen aviones, trenes y automóviles (autobuses)

Los equipos de fútbol universitario a menudo viajan mucho. Dependiendo del tamaño de la escuela y su ubicación en el país, la NCAA clasifica a los equipos de fútbol americano universitario en tres divisiones distintas y un puñado de subdivisiones.

Las escuelas de la División I y Power Five tienden a ser las jugadoras más prominentes que generan la mayor cantidad de dinero. Estas escuelas a menudo tienen presupuestos de transporte masivos, por lo que sus atletas pueden viajar de un juego a otro en aviones privados. Entre entrenadores, jugadores, personal y otros auxiliares, es posible que más de cien personas deban ser transportadas a un lugar determinado en un día de juego determinado, por lo que encontrar un método de transporte confiable es muy importante para la mayoría de los equipos de fútbol universitario.

Las escuelas más pequeñas o los equipos que viajan más localmente pueden llevar a sus jugadores a los juegos o reservar otros tipos de arreglos de viaje cuando sea necesario.

¿Cómo se organizan los viajes en equipo?

Jugadores de fútbol americano universitario en posición durante un juego en vivo contra una universidad competidora, celebrado en un lugar fuera de la ciudad.

Con tantas piezas móviles y un gran número de personas a las que transportar, no siempre es sencillo organizar el viaje a los partidos de fútbol americano universitario. Muchos equipos emplean un gerente de operaciones o varios asistentes de operaciones para garantizar que los días de juego transcurran sin problemas y que todos los viajes se manejen de manera eficiente.

Los gerentes de operaciones a menudo tienen la tarea de administrar el presupuesto de atletismo, garantizar que los detalles logísticos relacionados con la programación y los viajes se simplifiquen, y más. Como era de esperar, este es un gran trabajo que requiere experiencia y atención a los detalles.

La experiencia del estudiante atleta es bastante loca

Para los estudiantes-atletas, a veces es difícil evaluar qué parte de su identidad es lo primero: estudiante o atleta. Estos talentosos jugadores pasan innumerables horas practicando y entrenando para prepararse para una temporada de fútbol rigurosa y, al mismo tiempo, intentan encontrar una manera de equilibrar su carga de cursos y su vida social mientras encuentran tiempo para comer bien y descansar.

Las universidades ofrecen apoyo

La buena noticia es que, particularmente en las escuelas con programas de fútbol masivo, hay una gran cantidad de recursos dedicados a ayudar a los estudiantes-atletas a tener éxito, desde entrenadores físicos hasta acceso a centros de apoyo académico. A lo largo de los años han aparecido innumerables artículos que detallan los excesivos presupuestos de comida gourmet asignados a los jugadores de fútbol americano universitario.

Pero estar en un equipo de fútbol americano universitario sigue siendo mucho

Para los estudiantes-atletas, particularmente los jugadores de fútbol americano universitario, la gestión del tiempo es enorme. Para estos estudiantes-deportistas, jugar al fútbol es prácticamente un trabajo de tiempo completo. Si bien la NCAA ha puesto límites semanales a las horas de práctica, muchos jugadores exceden esos límites extraoficialmente.

Estas horas de práctica se prueban en una temporada que dura entre 10 y 13 partidos. Si cada equipo juega aproximadamente la mitad de su temporada en casa, los jugadores de fútbol americano universitario aún pueden esperar viajar durante al menos cinco juegos por temporada. Se pueden dedicar fácilmente 40 horas a la semana a prepararse para los partidos y jugar al fútbol en las semanas de partidos fuera de casa.

Pensamientos finales

Una pelota de fútbol y un casco colocados en el césped de un campo de fútbol universitario.

El fútbol americano universitario es un elemento básico de la cultura estadounidense. Como fanáticos, celebramos los días de juego y animamos a nuestros equipos, incluso mucho después de la graduación. Construimos soportes, creamos equipos de fantasía y organizamos eventos del día del juego. Solo unos pocos estudiantes selectos en todo el país jugarán fútbol universitario, y una cantidad aún menor jugará la División I o en alguna otra liga altamente competitiva.

A medida que nos adentramos en las próximas temporadas de fútbol, ​​es importante tener en cuenta lo duro que están trabajando estos estudiantes-atletas. Si bien viajar de escuela en escuela para jugar en juegos televisados ​​a nivel nacional puede parecer glamoroso, existe una gran cantidad de discurso en torno a la cantidad de trabajo que estos estudiantes «trabajan», cómo son compensados ​​(o no) por su tiempo y más.

About admin

Check Also

8 patrones de crochet free of charge con apliques planos de árbol de Navidad

¡Estas aplicaciones de árboles de Navidad son tan fáciles de hacer y quedan tan lindas! …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *